jueves, 3 de noviembre de 2011

Sección personajes: Chloé (Mis ideas)

Mi nombre actual es Chloé Damalti.
Mis 600 años de edad y mi condición vampírica me han obligado a cambiar continuamente de nombre, país y vida.
Mi nombre real es Isabel Manrique Domínguez.
Nací en una provincia de España llamada Toledo, el 16 de Enero de 1482, en el seno de una familia noble.
Pese a pertenecer a un mundo en el que reinaba la frivolidad y el machismo, mis ideas siempre fueron contrarias.
No quise nunca ser una mujer cuyo único fin fuera el matrimonio y la procreación. Mis ambiciones iban más allá, estaba sedienta de poder y conocimiento.
Muchas veces he dicho, con sorna, que no pertenecía a la época en la que vivía, y viendo el cambio del mundo desde mi muerte, me he dado cuenta de que es como si algún destino caprichoso hubiera colocado a una mujer como yo, con ideas más propias del s.XX y XXI, en el S.XV/XVI
(Qué curioso, morí y me convertí en vampiro en el siglo del "Renacimiento")
Poco a poco, después de mi muerte fui reconfortando leyendo historias de mujeres, que como yo, luchaban por nuestros derechos e intentaban erradicar la idea de que las mujeres éramos de "naturaleza inferior".
Mis ideas me alejaron de la gente.
Ser mujer en 1500 y no soñar con casarse y tener hijos te convierte en poco menos que una ramera.
Me gané mala fama, pero conseguí despertar mentes dormidas, conseguí allanar mentes fértiles y sembrar en ellas nuevas ideas que con el tiempo dieron su fruto. Y con eso me basta.
Después de mi muerte pude seguir luchando desde las sombras por esas mujeres (sé que Héctor lo veía ridículo, pues yo ya no era una de esas mujeres). Aunque ya no pertenecía al mundo humano, compartía mundo y sociedad con ellos, y quería cambiarla.Puede sonar absurdo, lo sé, pero es como esa misión que no conseguí llevar a cabo en vida y necesitaba hacerlo. Tenía toda una eternidad por delante y,¿que mejor forma de aprovecharla que consiguiendo un sueño?

 Mi puesto era más privilegiado al que tenía antes, pues ya no era la hija loca del noble español, si no la esposa de un poderoso hombre francés (esa fue mi tapadera: escapar a Francia con Héctor y hacerme pasar por su esposa) que la apoyaba en cada paso y hacía que sus palabras llegaran más lejos.

Héctor me solía decir que la verdadera razón de mi lucha era la falta de aceptación de lo que yo era ahora: un vampiro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario