sábado, 23 de febrero de 2013

Capítulo 17

[En capítulos anteriores: Chloé desaparece y Vittorio se cuela en la casa de Héctor para buscarla, sorprende a alguien que le resulta dolorosamente familiar revolviendo los papeles del vampiro, quien huye al instante.
Avanza hacia el salón y encuentra a los dos vampiros fundidos en un abrazo. Chloé se marcha y Vittorio mantiene una conversación con Héctor bastante dolorosa para él...]


Héctor era un ser asombrosamente meticuloso.
Amaba el orden y la limpieza, pero no fue el caos que invadía su despacho lo que consiguió asustarle de esa manera.
Cajones fuera de su sitio, papeles por el suelo, libros sacados de las estanterías abiertos y apilados por el suelo sin orden ni concierto sobre aquel escritorio de roble.
Hizo un rápido inventario mental de los documentos más comprometedores y se fue hacia la caja fuerte pensando en su partida de nacimiento, pero no aquella en la que Héctor figuraba como Montanieri sino en la que se podía comprobar su verdadera edad y su verdadera ciudad de origen, Grecia.
La caja fuerte había sido forzada: su partida de nacimiento había desaparecido y el colgante de la que fue su amada y traidora Penélope seguí ahí para burlarse de él como lo hizo cuando era humano... En fin, lo importante era que un documento que afirmaba que tenía más de 2000 años estaba en unas manos que no eran las suyas.
¿Vittorio? -pensó- ¿La robaste tú?
Era lo más lógico, pero saía que había algo en esa estancia que le decía que él no había sido responsable de todo aquello...
Héctor tenía muchos secretos. Demasiados, pensaba muchas veces. Había cosas de él que ni siquiera Chloé sabía.
El atractivo vampiro estaba relacionado con ciertas asociaciones a las que pertenecían humanos y vampiros de forma totalmente secreta. Si Los Superiores lo supieran... Lo desintegrarían al instante.
De haber tenido un corazón, éste hubiera latido con tanta fuerza que habría temido un infarto.
Trató de respirar hondo y se dijo a sí mismo que si el ladrón era Vittorio no tenía de que preocuparse, pues él no sabría que hacer son esos documentos ni cual era su significado. Aún así, debía de averiguar su paradero.


Vittorio caminaba como un autómata dejando atrás el ostentoso jardín de Héctor y esa gran verja que parecía observarle con sorna.
Sentía como si le hubieran golpeado el corazón mil veces. Sentía como si los trocitos de ese corazón fueran cristales que se clavaban en todo su cuerpo. Era desamor, incertidumbre, ansiedad, ganas de llorar, de nacer de nuevo y no haber cruzado jamás esa puerta. De que sus ojos color tierra no se hubieran cruzado con la mirada verde de Chloé.
Se sentia estúpido: existía la posiblidad de que Chloé le hubiera mentido una y otra vez, puede que ni siquiera le quisiera, quizás la persona interesante, especial e increíble que conoció no exista y todo no sea más que un simple disfraz. Vittorio sintió que sus rodillas flaqueaban al pensar en esto último y por un momento creyó que iba a caerse.
¿Qué hacía allí Chloé? ¿A qué venía ese miedo a que hubiera alguien más en la mansión?
¿Realmente había maltratado a Héctor?
No entendía nada. Tenía ganas de irse a dormir y levantarse cuando todo hubiera pasado.
Sentía que la cabeza le iba a estallar.
Tampoco podía dejar de pensar en el chico que sorprendió hurgando entre los papeles de Héctor.
Hace muchísimos años que no lo veía, de hecho, le creía muerto, pero sus ojos, la forma de su nariz; todo en él gritaba que sí que era la persona que él sospechaba que era, pero, ¿Cómo era posible?
Tantos años deseando que regresara, echándole de menos y, de repente, aparece en casa de Héctor...

-¿Eras tú realmente, Claudio?- preguntó en un susurro a la brisa fresca matinal esperando que su propia lógica le diera la respuesta.





4 comentarios:

  1. Hace mucho que no me pasaba, tengo que ponerme al día con todo jeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, Vani :)
      Bueno, la culpa es mía porque no actualizo lo suficiente y la gente va perdiendo el interés. Tengo ya en mi cabeza por donde va a ir esta historia y cual será el final, pero claro, a veces me falta tiempo para escribir... La próxima historia que escriba, empezaré a subirla a blogger cuando ya la tenga escrita del todo, así no pasará esto.

      Besos :D

      Eliminar
  2. Ahora mismo no tengo tiempo, pero esta historia tiene muy buena pinta, así que te sigo y cuando tenga unas horitas...Me lo leo todoo!! jaja
    Adoro tu blog, el diseño es precioso!! Pásate por mi blog y si te gusta sígueme porfa!! Sería un honor para mi^^
    Muchas gracias y un beso!!:)
    http://www.viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a la Rosa, Marina, espero que te guste y te invito también a pasarte por mi otro blog: http://www.rinconrevuelto.blogspot.com

      Eliminar